“Una política de Datos Abiertos genera beneficios tangibles en las ciudades”

Klaus Heidinger, especialista en Open Data de Siemens, analiza desde Londres los efectos del intercambio de información en la gestión de ciudades.

Desde Londres, Klaus Heidinger lidera el equipo de Siemens City IT Solutions, el cual trabaja con líderes de ciudades de todo el mundo aplicando metodologías y herramientas para enfrentar los desafíos económicos, sociales y ambientales de las grandes urbes.

Antes de llegar a Buenos Aires como speaker invitado en SCEBA, el especialista en Open Data analiza los usos actuales y futuros del intercambio constante de información. 

 

¿De qué manera cree que las iniciativas de Open Data cambiaron la forma de pensar y de actuar a nivel gubernamental en Europa?

Desde 2011, se lanzaron muchas actividades gubernamentales en Europa con el objetivo de promover el libre intercambio de datos. Existen muchos casos de éxito que respaldan los beneficios tangibles que supone una política de Open Data. Gran Bretaña, por ejemplo, es un claro líder en esta materia. Hacer que la información pública sea reutilizable por los ciudadanos y por el sector privado promueve una mejora en el trabajo del propio gobierno. Y además genera oportunidades y soluciones de financiamiento para proyectos públicos.

 

¿Qué cree usted que pueden aprender los países en vías de desarrollo, y en particular ciudades como Buenos Aires, de este tipo de experiencias?

Una implementación exitosa de una política de Datos Abiertos requiere acciones a nivel nacional, provincial y municipal. Siguiendo con el caso de Gran Bretaña, allí establecieron una incubadora a nivel nacional dedicada exclusivamente a promover y apoyar proyectos de Open Data a nivel gubernamental. Y si las autoridades de los países en desarrollo, por ejemplo, todavía no digitalizaron sus archivos y formularios, pueden analizar la experiencia alemana. También se pueden hacer encuestas online abiertas para determinar las necesidades prioritarias en esta transformación. De todas formas, en general se necesita una mayor estandarización, lo que permitirá que la data pueda ser analizada automáticamente por una computadora. La actual mega tendencia respecto a la Inteligencia Artificial imponen una mayor urgencia a estos cambios.

 

 

Mirando al futuro, ¿cómo cree que estas iniciativas impactarán en nuestra vida cotidiana?

La era de Internet y de Open Data implica una mayor transparencia en todo tipo de mercados. Y no sólo en las grandes ciudades sino también en las zonas rurales. En Gran Bretaña se están usando datos en el Registro Nacional de Tierras, para mejorar la red de inquilinos y propietarios, con respecto a los precios y la disponibilidad de los alquileres. En Alemania, el estado de Renania del Norte-Westfalia viene innovando al publicar el precio del metro cuadrado de las propiedades junto con mapas e imágenes satelitales.

 

¿En qué otros sectores pronostica avances?

Muchas ciudades en Europa están usando datos abiertos para mejorar el estado del transporte público, un sector donde todavía existe mucho potencial. Generar pronósticos de tránsito gratuito y en tiempo real definitivamente puede ayudar a que los ciudadanos dejen de depender de los autos y adopten el transporte público, lo cual mejora los indicadores ambientales. En tanto, en sectores como el turismo también se presentan grandes oportunidades.