“Las ciudades pueden optimizar su infraestructura simplemente digitalizando lo que ya existe”

Especialista desarrollo urbano e innovación, Julie Alexander analiza cómo las grandes urbes operan en distintos niveles para caminar hacia un futuro que, inevitablemente, será digital.

 

Desde The Crystal, en Londres –uno de los edificios más sustentables del mundo– Julie Alexander lidera el equipo de Desarrollo Urbano para Infraestructura y Ciudades de Siemens.

Autora de diversas publicaciones sobre Smart Cities, la especialista interactúa con líderes y ciudadanos de las grandes urbes del mundo, con quienes comparte soluciones tecnológicas para alcanzar mejores entornos urbanos.

A pocos días de llegar a Buenos AIres, como oradora de Smart City Expo Buenos Aires, Alexander analiza los desafíos actuales y futuros de las ciudades.  

 

¿Qué es una Smart City, en sus propias palabras?


Prefiero evitar una definición, pero las ciudades inteligentes del futuro definitivamente tendrán la capacidad de capitalizar las oportunidades que surgen a través de la digitalización. Comprenderán cómo se puede mejorar la prestación de servicios a través de la conectividad digital, proporcionando a los ciudadanos información y opciones para participar en la sociedad de formas nunca antes abiertas a ellos. Las ciudades tendrán la capacidad de optimizar la infraestructura, evitando la necesidad de inversiones innecesarias y caras, simplemente digitalizando lo que ya existe. A través de la recopilación y análisis de datos, se comprenderá mejor cómo los ciudadanos se mueven, trabajan y disfrutan de la ciudad. Y de esta información, las ciudades pueden proporcionar más de lo que se necesita y evitar los costos extraños a menudo incurridos a través suposiciones ineludibles.

 

 

¿Qué nos puede contar sobre su experiencia en Londres? ¿Cómo coexisten y trabajan el gobierno local, el sector privado y los ciudadanos con vistas a una ciudad más sostenible, innovadora y eficiente?


Un ejemplo perfecto de un proyecto de Ciudad Inteligente que es significativo y útil para el gobierno local, el sector privado y especialmente a los ciudadanos es la transformación del transporte público en Londres, a través de la digitalización del servicio. Mediante la introducción de sistemas de pago digitales, Transport for London (TfL) sabe cómo, cuándo y dónde la gente necesita acceder al sistema de transporte en Londres. Esto permite asegurar que el número correcto de trenes y autobuses transiten por el lugar correcto, en el momento adecuado. Los pagos digitales también han reducido el costo total de la venta de billetes. Además, con la liberación de sus datos, TfL han permitido el desarrollo de más de 100 aplicaciones para viajar en la ciudad, haciendo que la planificación de los viajes sea una experiencia fácil para la gente de Londres. Finalmente, a través de un programa bien planeado para transformar el sistema de subterráneo, la señalización digital permite trenes más rápidos y más regulares, convirtiendo este servicio en uno de las las más rápidos y eficientes del mundo.

 

El cambio climático, la seguridad pública, la conectividad, la inmigración … todos parecen ser temas comunes en las ciudades más grandes del mundo. ¿Hay soluciones globales a estos problemas?

 

Los temas globales suelen tener un sabor local, y como tal, cada ciudad necesita comprender adecuadamente cómo y por qué las megatendencias afectan a su ciudad. Las soluciones también pueden tener un enfoque similar, pero su aplicación debe ser específica para el contexto local. Por ejemplo, el cambio climático puede afectar a las ciudades de diferentes maneras. Recientemente hemos visto huracanes que resultaron en inundaciones extensas en el sur y este de los EEUU, y los incendios forestales en la costa del oeste. Ambos son el resultado de temperaturas cada vez más altas, pero son muy diferentes los impactos, por lo tanto, diferentes sistemas deben estar en su lugar para monitorear las condiciones locales y aplicar diferentes soluciones. Sin embargo, las causas subyacentes pueden ser las mismas, pero la causa y el impacto no pueden ser compartidos. Todas estas cuestiones pueden analizarse mejor gracias a la recopilación de datos. Esto nos permitirá entender mejor cómo podemos evitar crear problemas y cómo podemos reducir sus impactos a nivel local.

 

Casi el 30% de los latinoamericanos vive en la pobreza. ¿Cómo pueden las ciudades inteligentes ayudar a aumentar las oportunidades de empleo y el desarrollo económico de sus ciudadanos?


Las ciudades inteligentes y la digitalización generalmente proporcionan una plataforma de oportunidades que no existía para las generaciones anteriores. Acceso a la información, la educación y la posibilidad de elegir. Las ciudades inteligentes operan en diferentes niveles. El sector público tiene un papel que desempeñar en el uso de la capacidad digital para reducir costos innecesarios en su administración y optimizar la prestación de servicios, reduciendo las cargas financieras que de otra manera podrían tener un impacto financiero en los ciudadanos. Cuando la conectividad digital está disponible, se crea un entorno proclive para las pequeñas y grandes empresas a entrar en nuevos mercados, desde el desarrollo de apps hasta la fabricación de manufacturas y la llamada personalización masiva. En 2016 en el Reino Unido, el crecimiento del empleo fue casi tres veces más rápido en el sector tecnológico digital que en otros sectores de la economía, con salarios un 36% más altos en este sector que el promedio nacional. El futuro es digital. Introducir esas habilidades en las escuelas, en las universidades y los lugares de trabajo es el imperativo actual.