Big Data, una oportunidad para vivir mejor

El procesamiento y análisis en tiempo real de la información que se genera en las grandes ciudades es clave para alcanzar un desarrollo más inteligente y sustentable.

 

El recorrido de una ambulancia ante una emergencia, la hora en que debe pasar un camión recolector de basura en un barrio, la cantidad de luz que tendrá una plaza al anochecer y hasta los espacios de estacionamiento en los alrededores de un concierto, son situaciones urbanas que pueden digitarse gracias al uso de Big Data.

En los últimos tiempos, las Smart Cities entendieron que la voluminosa cantidad de datos que se genera cada día en tiempo real, debía ser utilizada para generar cambios tangibles en la vida cotidiana de sus habitantes.

Fue así como las urbes más desarrolladas comenzaron a procesar esta explosión de información, a analizarla y a encontrar información oculta, patrones recurrentes, nuevas correlaciones para eficientizar la gestión de los gobiernos, de las empresas de servicios públicos y de sus ciudadanos.

A continuación, algunos sectores en donde el uso de Big Data está revolucionando las Smart Cities:

 

Sobre ruedas

Los especialistas en innovación y desarrollo urbano coinciden que a través de aplicaciones de Big Data y de Inteligencia Artificial se puede lograr que las ciudades se adapten a los ciudadanos y no al contrario. En el caso del transporte de las grandes ciudades, el funcionamiento de la red de semáforos, las imágenes de las cámaras de las autopistas, los GPS del transporte público, los partes meteorológicos y la información que emerge de las redes sociales pueden procesarse todos juntos y en tiempo real. De esta manera, se evitan diariamente congestiones y accidentes. En un futuro -no tan lejano- también los vehículos autotripulados se guiarán por estas tecnologías.


Sin cortes

Servicios como el agua, la luz y el gas pueden ser gestionados mucho más eficientemente a través del cruce de datos de consumo en tiempo real con información meteorológica y con la red de infraestructura. En el caso del agua, por ejemplo, ciudades smart como Londres y Nueva York han incorporado una red de sensores de presión y PH para controlar la calidad del agua y evitar cortes del suministro en todo momento.


Calles seguras

En ciudades como Medellín, San Pablo o la propia Buenos Aire, los delitos están siendo combatidos con tecnologías de Big Data. Se trata de recopilar datos y analizarlos para detectar patrones de comportamiento y anticiparse a posibles hechos delictivos. Además, esta metodología permite actuar con mayor precisión y efectividad en casos de emergencia, como puede ser un atentado.


Ciudades sustentables

El cuidado del medio ambiente es una de las ideas fuerza de las soluciones de Big Data. Mediante el funcionamiento óptimo de procesos de gestión urbana se está reduciendo sensiblemente el impacto ambiental que sufren a diario las mega ciudades. La innovación y la tecnología aplicada a la avalancha de datos generados por los vecinos están creando oportunidades para un estilo de vida más sustentable.